Saltar al contenido
Plantas medicinales y su uso

Menta Piperita

La hierbabuena es una planta aromática, creada a partir de la mezcla de menta acuática y hierbabuena. Se utiliza para añadir sabor o fragancia a alimentos, cosméticos, jabones, pastas de dientes, enjuagues bucales y otros productos, y puede tener algunos usos medicinales.
Las hojas de menta (Mentha piperita) pueden usarse secas o frescas en tés.
La hierbabuena de menta, originaria de Europa, se cultiva hoy en día en todo el mundo.

Hechos rápidos sobre la hierbabuena de menta

    La hierbabuena de menta es un híbrido de menta acuática y menta verde.
    Está disponible en forma de hojas, cápsulas y aceites.
    La hierbabuena de menta ha mostrado beneficios de salud para el síndrome del intestino irritable (SII), náuseas, afecciones de la piel, dolores de cabeza, resfriado y gripe.
    Puede interactuar con medicamentos y no se recomienda para personas con problemas gastrointestinales.

Formas de menta

También se puede tomar en cápsulas con recubrimiento entérico para tragar. Esto permite que la menta pase al intestino.
El aceite esencial de menta es un aceite concentrado que se extrae de la planta de menta por destilación al vapor. La planta entera fresca o parcialmente seca se utiliza antes de que empiece a florecer.
Los componentes químicos del aceite de yerbabuena son:

  • Mentol (40.7 %)
  • menthone (23.4 %)
  • acetato de mentilo
  • 1,8-cineole
  • limonene
  • beta-pineno
  • beta-cariofileno

Al igual que otros aceites esenciales, el aceite esencial de menta no debe tomarse por vía oral y debe diluirse con un aceite base antes de aplicarlo sobre la piel.

Posibles beneficios para la salud

La hierbabuena de menta es un remedio tradicional popular para una serie de enfermedades.
Se cree que tiene efectos calmantes.
Se utiliza para tratar la flatulencia, dolores menstruales, diarrea, náuseas, ansiedad relacionada con la depresión, dolores musculares y nerviosos, el resfriado común, la indigestión y el SII.

Indigestión

La hierbabuena de menta calma los músculos del estómago y mejora el flujo de la bilis. Esto lo hace adecuado para las personas que tienen indigestión.

Condiciones de la piel

El aceite de menta es ampliamente utilizado para calmar la irritación de la piel y la picazón, así como para reducir el enrojecimiento. El aceite esencial de menta siempre debe diluirse antes de su uso tópico o de su aplicación en la piel.
Una buena receta es una onza de un aceite portador como el aceite mineral o de oliva mezclado con 3 a 5 gotas de aceite esencial. Antes de usar, pruebe una pequeña cantidad en el antebrazo para descartar una reacción alérgica.
Sin embargo, hay una falta de evidencia científica que apoye o cuestione este uso.

Dolores de cabeza y migrañas

Se ha comprobado que la aplicación de aceite de menta diluido en la frente es eficaz en el tratamiento de una cefalea tensional.
Un artículo en el American Family Physician lo describe como tener efectos relajantes en el músculo liso y proporcionar algún alivio para las personas que experimentan espasmos del colon durante un enema de bario.

Los autores citan dos ensayos que demuestran que una aplicación tópica de aceite de menta puede ayudar a aliviar los síntomas de una cefalea tensional. Uno de ellos encontró que el aceite de menta es tan efectivo como el Tylenol o el paracetamol para el alivio del dolor.

Resfriados y gripe

El mentol, el principal componente químico de la menta, es un descongestionante eficaz. Los descongestionantes encogen las membranas inflamadas de la nariz, facilitando la respiración.
El mentol también es un expectorante. Los expectorantes aflojan y sacan moco de los pulmones. Los expectorantes ayudan a las personas con tos.

Náuseas y vómitos durante el embarazo

Las infusiones de menta piperita ayudan a los problemas relacionados con los vómitos.

Tratamiento y curación de heridas crónicas

La investigación publicada en la revista ACS Nano sugiere que los científicos han encontrado una forma de envasar los compuestos antimicrobianos de la hierbabuena de menta y la canela en pequeñas cápsulas que pueden matar las biopelículas y promover activamente la curación.
Los investigadores envasaron el aceite de menta y el cinamaldehído, el compuesto de la canela responsable de su sabor y aroma, en nanopartículas de sílice.
El tratamiento con microcápsulas fue efectivo contra cuatro tipos diferentes de bacterias, incluyendo una cepa resistente a los antibióticos. También promovió el crecimiento de fibroblastos, un tipo de célula que es importante en la cicatrización de heridas.

Riesgos y precauciones

La menta, como muchas otras hierbas, puede interactuar con otras hierbas, suplementos o medicamentos. La menta también puede desencadenar efectos secundarios en algunas personas susceptibles. Es posible ser alérgico a la menta.
Cualquier persona que ya reciba medicamentos debe hablar con su médico antes de usar menta.