Saltar al contenido
Plantas medicinales y su uso

Aloe Alborescens

aloe arborescens

Aloe arborescens, esta planta siempre debe tener un lugar especial en nuestro jardín, destaca por ser una planta fácil de cuidar, se puede cultivar bien en macetas y jardineras. Es muy común encontrar este componente en cremas faciales y de manos, champús y protectores solares. También se recomienda como protección contra la radiación solar.

Se ha encontrado que el aloe arborescens es más efectivo que el aloe vera y está médicamente probado que hasta ahora es el aloe con mayores cualidades curativas. De hecho, en Alemania ha sido reconocida como la única planta de aloe con efectos medicinales de alta calidad.

Cuidados del aloe arborescens

Este Aloe puede alcanzar una altura de hasta 3 metros en las zonas meridionales. Si se permite que crezca se convierte en un arbusto y luego en un árbol si se quitan los brotes laterales. En el sur de Italia la planta florece con hermosas flores rojas en las épocas de Enero y Febrero.

Necesidades de la planta

  • Suelo: Crece bien en suelos rocosos pero bien drenados. Necesita humedad tanto en invierno como en verano, pero también tolera los períodos de sequía.
  • Luz: Crece especialmente bien en lugares cálidos y luminosos.
  • Multiplicación: Reproducir la plantación de los brotes laterales. Las semillas también pueden trabajar, pero necesitan más de 20 ° C para germinar.
  • En invierno: Se adaptan bien a las macetas de las ventanas. Soporta temperaturas de alrededor de 0 ° C, pero no sobrevivirá a la congelación durante un largo período de tiempo.

Propiedades y usos del aloe arborescenses

  • En la cocina: Se afirma que el jugo de la planta con vodka de maíz tiene un efecto relajante.
  • Cosméticos: Un poco de jugo mezclado en el champú previene la resequedad y la picazón del cuero cabelludo. También se utiliza como hidratante para pieles secas.
  • Medicina y Salud:Se utiliza contra las quemaduras solares y otras quemaduras de menor grado. También ha demostrado efectos curativos contra la dermatitis, el eczema y otras enfermedades de la piel. También se utiliza en la terapia del cáncer y para reducir los efectos secundarios de la quimioterapia. Se utiliza contra el reumatismo artrítico, regulador de la función hepática. Reduce el nivel de azúcar en la sangre en la diabetes mellitus.